Radio Peru Souwer

martes, 7 de febrero de 2017



SALA DE ESPERA

De la estación sale el ultimo tren 
sin desdoblar mi pañuelo guarde 
en el anden ahorcada quedo 
la campanilla que anuncia el adiós adiós adiós... 

Miro hacia atrás y agoniza la luz 
en mis maletas repletas de amor 
tengo la noche enredada a un reloj 
en esta sala de espera o prisión
donde Yo estoy...

Un pitillo un amigo un café 
el trabajo ir al cine o beber 
la rutina el hastío y al fin 
una angustia que ahoga el vivir...

Quiero encontrar la razón de existir... 
quiero romper esta cruel soledad... 
quiero sufrir si es preciso y amar... 
quiero sentirme  reír o lloraaaarrrrrrrrrrrrrr... 

Una limosna tengan caridad 
dice un mendigo enseñando un dolor 
Yo en silencio me salgo a pedir 
una esperanza por Dios amor... 

En la estación huele a soya, café 
un tren que llega otro tren que se va 
donde esperando en la ciudad de la dirección 
y el billete perdí de tanto esperar...

Tengo sangre en la voz de llamar 
y las manos gaste de pedir 
se han quemado mis ojos de ver 
en la sala de espera sin luz 

Quiero encontrar la razón de existir... 
quiero romper esta cruel soledad... 
quiero sufrir si es preciso y amar... 
quiero sentirme  reír o lloraaaarrrrrrrrrrrrrr... 

KikeLopez

viernes, 6 de enero de 2017

55 BUENOS AÑOS


Un famoso maestro se encontró frente a un grupo de jóvenes que estaban en contra del matrimonio. Los muchachos argumentaban que el romanticismo constituye el verdadero sustento de las parejas y que es preferible acabar con la relación cuando este se deteriora o se apaga, en lugar de entrar a la hueca monotonía del matrimonio.

El maestro les dijo que respetaba su opinión, pero les conto el siguiente relató:

"Mis padres vivieron 55 años casados. Una mañana mi mama bajaba las escaleras para prepararle a papá el desayuno y sufrió un infarto y se cayó.

Mi padre la alcanzó, la levantó como pudo y casi a rastras la subió a la camioneta. A toda velocidad, rebasando, sin respetar los autos, condujo hasta el hospital. Cuando llegó, por desgracia, mama ya había fallecido.

Durante el sepelio, mi padre no habló, su mirada estaba perdida. Casi no lloró. Esa noche sus hijos nos reunimos con él. En un ambiente de dolor y nostalgia recordamos hermosas anécdotas.

El pidió a mi hermano teólogo que le dijera, dónde estaría mamá en ese momento. Mi hermano comenzó a hablar de la vida después de la muerte, conjeturó cómo y dónde estaría ella.

Mi padre escuchaba con gran atención. De pronto pidió: "llévenme al cementerio". "Papá" respondimos " Son las 11 de la noche! No podemos ir al cementerio ahora!

Alzó la voz y con una mirada vidriosa dijo:
"No discutan conmigo por favor, no discutan con el hombre que acaba de perder a la que fue su esposa por 55 años". Se produjo un momento de respetuoso silencio.

No discutimos más. Fuimos al cementerio, pedimos permiso al velador, con una linterna llegamos a la lápida. Mi padre la acarició, lloró y nos dijo a sus hijos que veíamos la escena conmovidos:

"Fueron 55 buenos años, saben?, Nadie puede hablar del amor verdadero si no tiene idea de lo que es compartir la vida con una mujer así". Hizo una pausa y se limpió la cara.

"Ella y yo estuvimos juntos en aquella crisis, Cambió de empleo", continuó, "Hicimos el equipaje cuando vendimos la casa y nos mudamos a otra ciudad. Compartimos la alegría de ver a nuestros hijos crecer, de terminar sus carreras, lloramos uno al lado del otro la partida de seres queridos, rezamos juntos en la sala de espera de algunos hospitales, nos apoyamos en el dolor, nos abrazamos en cada Navidad, y perdonamos nuestros errores.

Hijos, ahora se ha ido y estoy contento, saben por qué?, porque se fue antes que yo, no tuvo que vivir la agonía y el dolor de enterrarme, de quedarse sola después de mi partida. Seré yo quien pase por eso, y le doy gracias a Dios. La amo tanto que no me hubiera gustado que sufriera..."

Cuando mi padre terminó de hablar, mis hermanos y yo teníamos el rostro empapado de lágrimas. Lo abrazamos y él nos consoló:
"Todo está bien hijos, podemos irnos a casa; ha sido un buen día".

Esa noche entendí lo que es el verdadero amor. Dista mucho del romanticismo, de la rumba y pasarla bien, no tiene que ver demasiado con el erotismo, más bien se vincula al trabajo y al cuidado que se profesan dos personas realmente comprometidas.

Cuando el maestro termino de hablar, los jóvenes universitarios no pudieron debatirle. Ese tipo de amor era algo que no conocían.


ELEGÍA PARA TI Y PARA MI 

 Yo seguiré soñando mientras pasa la vida, 
y tú te irás borrando lentamente en mi sueño.
 Un año tras otro año caerán como hojas secas 
de las ramas del árbol milenaria del tiempo.
 y tu sonrisa, llena de caridad de aurora, 
se alejará en la sombra creciente del recuerdo. 

 Yo seguiré soñando mientras pasa la vida,
 y quizás, poco a poco, dejaré de hacer versos,
 bajo el vulgar agobio de la rutina diaria, 
de las desilusiones y los aburrimientos. 
 Tú, que nunca pensaste más que en cosas posibles,
 dejarás, poco a poco, de mirarte al espejo. 

Y tal vez entonces un día casualmente, 
al cruzar una calle, nos saludaremos. 
 Yo diré quizás: «Qué linda es, todavía». 
Tú, pensarás quizás: «Se está poniendo viejo». 
 Tú irás sola, o con otro. Yo iré solo, o con otra. 
O tú irás de la mano con un hijo que debió haber sido nuestro. 

 Y seguirá muriendo la vida, año tras año,
 igual que un río oscuro que corre hacia el silencio. 
 Un amigo, algún día, me dirá que te ha visto, 
o una canción antigua me traerá tu recuerdo. 
 Y en esas noches llenas de inquietud y de estrellas
pensaré en ti un instante, pero cada vez menos.

 Y seguirá muriendo la vida, año tras año,
pero ya no habrá nombre de mujer en mi pecho. 
 tu ya te habrás olvidado de mi definitivamente 
y sobre mis rodillas retozarán mis nietos. 
 Y tal vez para entonces, al cruzar una calle,
 nos vimos frente a frente, ya sin reconocernos. 

 Y una tarde de sol me cubrirán de tierra, 
las manos, para siempre, cruzadas sobre el pecho.
 Tú, con los ojos tristes y los cabellos blancos,
 te pasarás la vida bostezando y tejiendo. 
 Y en cada primavera renacerán las rosas 
aunque ya tú estés vieja, y aunque yo me haya muerto.

domingo, 11 de diciembre de 2011


LA OTRA MUJER

Desde hace poco que había
comenzado a salir con otra mujer.
En realidad había sido idea de mi
esposa.
- Tú sabes que la amas, me dijo
un día tomándome de sorpresa. La
vida es
demasiado corta, debes
dedicarle más tiempo.
- Pero yo te amo a ti, protesté.
- Lo sé, pero también la amas a ella.
LA OTRA MUJER; a quién mi
esposa quería que yo visitara era mi
madre, ella era viuda desde hacía
19 años pero las exigencias de mi
trabajo y mis tres hijos, hacían que
yo la visitara esporádicamente.
Esa noche la llamé para invitarla a
cenar e ir al cine.
- ¿Qué te ocurre?, ¿Estas bien?, me
preguntó.
- Creí que sería agradable pasar
algún tiempo contigo, solo respondí.
- Me agradaría muchísimo, dijo.


Ese viernes mientras conducía
para ir a recogerla me sentía algo
nervioso. El nerviosismo que me
antecede a una cita.
Cuando llegué a su casa advertí
que ella también estaba muy
emocionada en la puerta con su
abrigo puesto, se había rizado el
cabello y usaba el vestido con que
celebró su último aniversario.
- Les dije a mis amigas que iba a
salir con mi hijo, y se mostraron
muy impresionadas me comento.
Fuimos a un restaurante acogedor.
Tuve que leerle el menú pues sus
ojos solo veían figuras grandes.
Una sonrisa nostálgica se delineaba
en sus labios.
- Era yo quien leía el menú cuando
tu eras pequeño, dijo.
- Entonces ahora me toca a mi
agregué.
Durante la cena tuvimos una amena
conversación, tanto que hasta
perdimos el cine.


Días más tarde mi madre murió de
un infarto. No pudimos hacer nada.
Al poco tiempo recibí un sobre del
restaurante donde habíamos cenado
con la copia de un cheque y una
nota que decía:


“He pagado por anticipado la
próxima cena, estoy segura que
no podré estar allí pero igual
pagué dos platos, uno para ti
y otro para tu esposa. JAMÁS
PODRÁS ENTENDER LO QUE
AQUELLA NOCHE SIGNIFICÓ
PARA MI. TE AMO...”


En ese momento entendí la
importancia de decir “TE AMO” y
de darles a nuestros seres queridos
el espacio que se merecen.
Ellos no pueden esperar...

LA PREEMINENCIA DEL AMOR

Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe.Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase todo mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es sufrido, es benigno, el amor no tiene envidia,
el amor no es jactancioso, no se envanece, no hace nada
indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor, nos se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo se sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará.
Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos;
mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es parte se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.

Ahora vemos por el espejo, oscuramente, mas entonces
veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.

Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos
tres; pero el mayor de ellos es el amor, saben porque... ¿Por qué?, Dios es amor.

viernes, 25 de febrero de 2011

       EL HOMBRE Y LA MUJER

El hombre es la más elevada de las criaturas
la mujer es la más sublime de los ideales,
Dios hizo parta el hombre un trono
para la mujer un altar,
el trono exalta
y el altar santifica,
el hombre es el cerebro
la mujer el corazón
el cerebro, allí surge la luz
del corazón el amor
la luz fecunda
el amor resucita.


El hombre es capaz de todo heroísmo
la mujer de todos los martirios.
El hombre ennoblece
la mujer purifica.
El hombre es un código
la mujer es un evangelio,
el código corrige
el evangelio perfecciona.


El hombre es un templo
la mujer es sagrario,
ante el templo nos descubrimos
ante el sagrario nos arrodillamos.
El hombre piensa,
la mujer sueña
pensar es tener una alarma en el cerebro,
soñar es, llevar en la frente una aureola.


El hombre es genio,
la mujer ángel
el genio es inmensurable
el ángel indefinible.
La ambición del hombre es la gloria
suprema,
la ambición le la mujer, es la extrema virtud
la gloria promueve la grandeza
la virtud la divinidad.


El hombre es el océano
la mujer es el lago,
el océano es la poesía que adorna
el lago es la poesía que deslumbra
El hombre es águila que vuela
la mujer un señor que canta,
volar es dominar el espacio
cantar conquistar el alma.


El hombre tiene la superioridad
la mujer la preferencia,
la superioridad significa fuerza
la preferencia, derecho.
El hombre es fuerte por la razón
la mujer es invencible por las lágrimas
la razón convence,
las lágrimas conmueven.


En fin...
El hombre está colocado donde termina
la tierra y la mujer, donde comienza el cielo.

KIKE LOPEZ

jueves, 24 de febrero de 2011

ESTO HE APRENDIDO DE LA VIDA

Esto, esto he aprendido de la vida, he aprendido que no puedo hacer que alguien me ame y solamente convertirme
en alguien a quien se pueda amar, el resto ya depende de nosotros, he aprendido que por mucho que me preocupe
por los demás, muchos de ellos no se preocuparan por mi, he aprendido que poder requerir años para construir la
confianza y únicamente segundos para destruirla, he aprendido que lo que verdaderamente cuenta en la vida no son
las cosas que tengo alrededor sino las personas que tengo alrededor, he aprendido que puedo encantar a la gente por
unos quince minutos; después de eso necesito poder hacer más, he aprendido que no debo compararme con lo mejor
que hacen los demás sino con lo mejor que puedo hacer yo mismo, he aprendido que lo más importante no es lo que
me sucede sino lo que hago al respecto, he aprendido que hay cosas que puedo hacer en un instante y que ocasionan
dolor durante toda la vida, he aprendido de la vida que es importante practicar para convertirme en la persona que
yo quiero ser, he aprendido que es muchísimo más fácil reaccionar que pensar y más satisfactorio pensar que
reaccionar, he aprendido que siempre debo despedirme de las personas que amo con palabras amorosas, pues podría
ser la última vez que las vea, he aprendido que puedo llegar muy lejos de lo que yo pensé posible, he aprendido que
soy responsable de lo que hago cualquiera que sea el sentimiento que yo tenga, he aprendido en esta vida que o
controlo mis sentimientos o ellas me controlaran a mi, he aprendido que por más apasionada que sea la relación en
un principio la pasión se desvanece y algo más debe tomar su lugar, he aprendido que los héroes son las personas
que hacen aquello de lo que están convencidos a pesar de las circunstancias, he aprendido que aprender a perdonar
requiere mucha práctica, he aprendido que el dinero es un pésimo indicador de un valor de algo o de alguien, he
aprendido que con los amigos podemos hacer cualquier cosa o no hacer nada y tener el mejor de los momentos, he
aprendido que a veces las personas que creo que me van a patear cuando estoy caído son aquellas que me ayudan a
levantarme rápidamente, he aprendido que en muchos momentos tengo el derecho de estar enojado; más no el
derecho de ser cruel, he aprendido en esta vida que la verdadera amistad y el verdadero amor continúan creciendo a
pesar de la distancia , he aprendido que por simplemente alguien no me ame de la manera que yo quisiera no
significa que no me ame a su manera, he aprendido en esta vida que la madurez tiene que ver más con las
experiencias que he tenido de aquello que he aprendido de ellas que con el número de años cumplidos, he
aprendido que nunca debo decirle a un niño que sus sueños son tontos pocas cosas son más humillantes y que
tragedia sería si este pequeño realmente creería que sus sueños son tontos, he aprendido que mi familia no siempre
estará pendiente de mi; mientras que otras personas no relacionadas podrían preocuparse por mi, amarme y
enseñarme a confiar de nuevo, he aprendido que por bueno que sea el amigo tarde o temprano me voy a sentirme
lastimado por él y debo saber perdonarlo por ello, he aprendido que no siempre es suficiente perdonado por
nosotros a veces tengo que perdonarme a mi mismo, he aprendido que por más fuerte que sea mi duelo el mundo no
se detiene por mi dolor, he aprendido que mediante mis antecedentes y circunstancias puedan haberme influenciado
en lo que soy yo soy responsable de lo que llego a ser, he aprendido que a veces cuando mis amigos se pelean estoy
obligado a tomar partido aún cuando no lo quiera, he aprendido que por siempre cuando dos personas pelean no
significa que no se amen la una a la otra y simplemente porque dos personas no discutan no significa que realmente
se aman, he aprendido en esta vida que no tengo que cambiar de amigos si comprendo que los amigos cambian, he
aprendido que no debo afanarme a mi inquietud averiguar un secreto pues ella podría cambiar mi vida para siempre,
he aprendido que dos personas pueden mirar la misma cosa y ver algo totalmente diferente, he aprendido que hay
muchas maneras de enamorarse y permanecer enamorado, he aprendido en esta vida que sin importar las
consecuencias cuando soy honesto conmigo mismo llego más lejos en la vida, he aprendido que muchas cosas
pueden ser generadas por la mente el truco es el autodominio, he aprendido que por muchos amigos que tenga si me
convierto en su salvador me sentiré solitario y perdido en los momentos en los que realmente los necesite, he
aprendido que puedo cambiar mi vida en cuestión de horas ante la influencia de las personas sin que siquiera las
conozca, he aprendido que aún cuando pienso que no puedo dar más cuando un amigo pide ayuda no encontrar la
fortaleza para ayudarlo, he aprendido que tanto escribir como hablar puede aliviar los dolores emocionales, he
aprendido que el paradigma en el que vivo no es la única opción que tengo, he aprendido que los títulos sobre la
pared no nos convierte en seres humanos decentes, he aprendido que la palabra amor puede tener diferentes
significados pierde su valor cuando se usa con ligereza, he aprendido que es muy difícil determinar donde fijar el
límite entre el no ver y los sentimientos de los demás y defender lo que yo creo; eso, eso he aprendido de la vida...